Blog

Consejos para la limpieza en guarderías


Aspectos a tener en cuenta en la limpieza de guarderías

Como profesionales de la limpieza sabemos que las guarderías son el primer lugar donde los niños encuentran su espacio de socialización y juegos, después de su familia evidentemente, y donde pasan una buena parte de las horas del día desde muy temprana edad. Allí van aprendiendo a compartir, se educan en valores y en una cierta disciplina que les conformará la base educativa y social para el futuro de su formación como adultos.

consejos limpieza guarderias

Por eso es muy importante que estos centros en los que pasan una buena parte de su edad infantil estén en las mejores condiciones de higiene y salubridad, para que su estancia allí sea segura y confortable y no pueda ser en ningún caso zona de peligro de infección para ellos, con los debidos controles administrativos y cumpliendo las normas para este tipo de instalaciones.

La higiene en las guarderías es un aspecto de máxima importancia, y su mantenimiento debe ser llevado escrupulosamente y con los debidos controles para evitar que algún tipo de microorganismo o agente patógeno pueda provocar una infección generalizada, por lo que la limpieza de todas las zonas críticas que libere de estos gérmenes es fundamental, utilizando productos de desinfección eficaces, y aparatos y máquinas limpiadoras que aseguren la máxima eficacia, y por supuesto que su aplicación sea inocua para los pequeños que utilizarán las instalaciones al día siguiente. A este ambiente limpio y libre de patógenos contribuyen también y de manera muy importante la educación de los hábitos de aseo en los niños, tarea que debe ser compartida por su familia, en su propia casa, pero también por los educadores de la guardería, esto favorecerá mantener la higiene en las distintas zonas de la guardería, como por ejemplo educarles en la forma de utilizar los aseos.

Mantener una rutina de limpieza

Aspectos como mantener diariamente unos protocolos de limpieza en manillas y pomos de puertas, juguetes, mesas y sillas, todos los lugares donde los niños interactúan y que muchas veces por ser muy pequeños chupan o se llevan a la boca, son importantísimos. Se evitará que proliferen bacterias que pueden pasar de unos niños a otros, produciendo contagios peligrosos en niños de corta edad cuya inmunología aún es inmadura. Es importante un adecuado control y tratamiento de los residuos, especialmente de los pañales, por lo que representan de foco crítico de proliferación de elementos patógenos, con un contenedor especial para estos residuos en zona bien ventilada.

Uso de productos adecuados

En las guarderías se debe hacer limpieza con agua y detergentes o jabones suaves, que hará desaparecer la suciedad y manchas de la superficie, y también se debe desinfectar, utilizando productos clorados que hagan desaparecer los gérmenes y bacterias. Deben utilizarse correctamente, siguiendo las normas de uso, sabiendo qué productos se pueden utilizar y están permitidos en la limpieza de guarderías, y su almacenamiento debe asegurar la imposibilidad de manipulación por parte de los niños.

Zonas críticas a tener en cuenta para una completa limpieza e higienización de las guarderías son los sanitarios, puertas, pomos, suelos, aspiración de colchonetas como mínimo dos veces al mes para eliminar ácaros, limpieza a fondo de la cocina de la guardería por ser la zona de manipulación de los alimentos que van a tomar los pequeños, hay que evitar a toda costa que pueda haber intoxicaciones. Deben lavarse con mucha frecuencia los juguetes que utilizan los niños en la guardería, ya que su uso común les hace ser vehículos de bacterias y patógenos.  Deben ventilarse adecuadamente todas las instalaciones, antes y después de la limpieza diaria, para renovar el aire y eliminar microorganismos, y al final  para que la ventilación elimine olores demasiado fuertes de los productos de limpieza.

Más información


Comentario