Blog

Como limpiar puertas


¿Cómo podemos limpiar las puertas de manera correcta y eficaz?

La limpieza es un aspecto que todos tenemos muy presente que se debe realizar, pero en ocasiones hay ciertos elementos que se olvidan, como suele ser el caso de las puertas, a pesar de que las utilicemos diariamente un número infinito de veces casi sin ser conscientes de ello. No obstante, si nos fijamos en ellas con detalle, podemos comprobar cómo con el paso del tiempo no acumulan únicamente polvo, si no también la suciedad se adhiere a ellas.

como limpiar puertas

¿En qué momento de la limpieza es conveniente dedicarse a ellas?

Se recomienda limpiar cada una de las puertas después de la propia habitación en la que se encuentran, ya que si se comienza con la limpieza de las puertas, es muy probable que al eliminar el polvo de la habitación y pasar la aspiradora, la puerta adquiera algo de ese polvo que se está moviendo por la habitación. De modo que si no se respeta este orden, probablemente, habría que repasarla en una segunda ocasión.

¿Cuál debe ser el procedimiento exacto de la limpieza de una puerta? ¿Por dónde podemos empezar a la hora de llevarla a cabo?

El primer paso recomendable es la eliminación del polvo, para a continuación tratar la suciedad más a fondo con un producto específico. Es por ello que los plumeros no son muy recomendados. No se debe olvidar que se produce una acumulación de polvo y suciedad tanto en el canto de la puerta, como en la zona inferior y superior. Una buena técnica es utilizar la aspiradora cuando las puertas acumulan pelusas en su zona inferior.

¿Cómo debemos limpiar unas puertas de madera y las lacadas?

Este tipo de puertas se pueden mantener en muy buen estado con un limpiador específico para este tipo de superficies, el cual se diluye en agua, para a continuación introducir en ellas un trapo de microfibra. Una vez escurrido se frotará la puerta siguiendo la dirección de sus vetas. Después de unos minutos ya se le podrá dar brillo a la puerta utilizando un trapo diferente.

Las puertas lacadas se encuentran muy a la moda en nuestros días y el producto idóneo para este tipo de limpiezas es un multiusos no abrasivo. También es muy propicio el uso de un jabón neutro mezclado con un algodón. Es preciso ser muy meticuloso a la hora de elegir el producto correcto para la limpieza de estas puertas, de modo a no estropear su superficie por haber utilizado productos agresivos. Las manchas imposibles de eliminar con jabón se pueden tratar con un poco de alcohol mezclado con agua.

¿De qué modo se eliminan las bacterias y la grasa de las puertas?

Las manillas de las puertas se utilizan decenas de veces todos los días, en muchas ocasiones justo después de comer, o incluso mientras se está preparando la comida, lo cual conlleva a que en ellas se acumulen una gran cantidad de bacterias y grasa, sobre todo en la puerta de la cocina y del cuarto de baño. Para lograr una limpieza sea eficaz se debe añadir un poco de amoniaco junto al jabón y el agua para que éste realice una misión desinfectante. Gracias a este procedimiento los gérmenes desaparecerán de inmediato, dejando las manillas en perfecto estado.

Más información


Comentario