Blog

Limpieza de mobiliario de oficina


La importancia de una oficina limpia

Está comprobado. Un lugar de trabajo limpio y ordenado se traduce directamente en una mayor productividad por parte de los empleados. Mantener estos espacios limpios y con un olor adecuado, resulta también imprescindible a la hora de dar una buena imagen a clientes,  proveedores, y demás visitas, además del punto importante a tener en cuenta que ejerce la limpieza sobre la salud de las personas.

consejos limpieza oficinas

Muebles tapizados

La piel natural o sintética con la que está forrado el mobiliario sintético suele adsorber la suciedad, lo que complica su limpieza y en ocasiones imposibilita obtener un buen resultado.

Por ello, estos muebles se deben limpiar con cierta regularidad con productor especiales para textiles sin mojarlos demasiado, ya que si se hace, se podría ensuciar la tapicería exterior del mueble. En el caso de pieles naturales, es necesario hidratarlas frecuentemente, utilizando productos específicos que cuidan y alargan la vida del mueble.

También resulta imprescindible realizar otro tipo de limpieza periódica mecanizada, con unas máquinas especiales que utilizan espuma seca, o un sistema de inyección-extracción.

Limpieza de equipos informáticos

Los ordenadores, las fotocopiadores, impresoras, fax y elementos de este tipo, se deben limpiar utilizando una bayeta de microfibra que contenga un poco de agua, y algo de detergente neutro que no estropee ni dañe los equipos.

Las pantallas  de cristal líquido, monitores de LCD, son delicados a la hora de ser limpiados, ya que si hay algo de polvo en la pantalla, cuando se pasa la bayeta seca se pueden arañar.

Antes de comenzar la limpieza es importante apagar e monitor, y a ser posible desconectarlo, pasar un paño húmedo con algún producto anti-estático y acto seguido proceder a secar. A continuación es importante limpiar los cables del monitor antes de volver a conectarlo.

Limpieza de las pantallas

Es recomendable comprar paños ya humedecidos con productos específicos para limpiar las pantallas. Las zonas externas no suelen crear problemas, ya que se tiene un fácil acceso a ellas.

Para evitar posibles daños en el equipo, éste se debe limpiar cuando se encuentre apagado y siempre de manera adecuada, por lo que se recomienda no aplicar productos agresivos de limpieza, cuyos productos químicos podrían llegar a estropear la pantalla. A las pantallas no se les suministra el producto directamente, ya que éste podría introducirse en sus botones, con las nefastas consecuencias que esto podría suponer.

Tampoco hay que usar productos con alcohol etílico, amoniaco, o acetona. Si se limpia con un trozo de periódico o con una toalla se corre el riesgo de rayar la pantalla.

El teclado también hay que desconectarlo del ordenador antes de comenzar a  limpiarlo, y dale la vuelta propiciándole algún suave golpe por si en él se hubiera introducido alguna partícula extraña, ya que de este modo saldría y se caería. Las teclas y el resto de la superficie del teclado en sí se pueden limpiar con un paño adecuado.

Limpieza del ratón

Antes de limpiarlo con un trapo y producto específico es recomendable desconectarlo, quitar el disco circular de la bola de tracción y limpiarlo prestando atención a que el paño no esté muy húmedo.  En el interior de esa bola de tracción se encuentran unos rodillos, que también suelen contener suciedad, los cuales se pueden quitar con la ayuda de unas pinzas.

Más información para la limpieza en la oficina


Comentario